15 maio 2014

12 maio 2014

O incansável Basquiat.

“Hay que buscar los dibujos de un pintor igual que hay que buscar los cuadernos de apuntes y los diarios y los borradores de un escritor, porque en los unos y en los otros está lo inmediato, lo impremeditado, lo fragmentario, y por tanto lo más verdadero, la fluidez del proceso y no la inmovilidad del resultado, la tentativa y el tanteo y no el rumbo seguro.” (Antonio Muñoz Molina, El País, 10/05/14).
Se Basquiat não tinha descanso, sua obra é para ser admirada e desentranhada, incansavelmente.

Maria Lassnig.

“En una época en que el autorretrato —selfie— y la cultura del Instagram representan la banalidad y la desencarnación del individuo, las pinturas de Maria Lassnig —siempre en torno a la figura humana, la suya propia— resultan de una intensidad inquietante, extrañas, burlonas, muestran el incendio inminente en el cuerpo de una mujer protagonista de su propio drama en la Viena heredada de Freud y Kokoschka.” (Angela Molina, El País, 08/05/2014).
Mais sobre a grande artista no New York Times.
Maria Lassnig não fazia selfies.